Skip to main content

El 12 de octubre de 1916, seis meses después de la aplicación de la “Ley Sáenz Peña”, asumía por primera vez como Presidente de la República el Dr. Hipólito Yrigoyen.

La fórmula Yrigoyen-Luna se alzó en las elecciones con el 49% de los votos emitidos, convirtiéndose Yrigoyen en “el primer presidente democrático de la República”.

Según el Dr. Hipólito Martínez (ex Presidente del Instituto Nacional Yrigoyeneando, “Yrigoyen y el radicalismo tuvieron la virtud —en aquella época— de generar un nuevo paradigma político”. La obra del gobierno yrigoyeneano podía entonces resumirse en algunos de sus logros: la reforma universitaria, la creación de YPF y la defensa del petróleo, la jornada laboral de 8 horas, las primeras leyes previsionales, la creación del banco agrario, la sanción de la ley de arrendamientos agrícolas, el ferrocarril a Huaytiquina (Salta), y el establecimiento de más de 3.000 nuevas escuelas. “Todo ello con un Congreso opositor, con sólo cuatro gobiernos provinciales de su mismo signo político, y con una prensa despiadada en continuo ataque”.

Con aquel triunfo se produjo el advenimiento de un gobierno austero y popular, que respondía en gran medida a una necesidad civil de decencia contra muchos años de explotación y de fraude. Fue Nicolás Repetto, opositor de Yrigoyen y líder del socialismo argentino, quien dijo de éste con motivo de su muerte: “A Yrigoyen le ha sido dada experimentar la satisfacción más grande a la que pudo aspirar un hombre de su acción: contribuyó a derrocar el régimen de las viejas oligarquías e inauguró el primer gobierno verdaderamente democrático del país”. 

Fuente: Derecho al Día